En busca del fanzine parisino, tercera parte

lunes, 7 de abril de 2008

En esta tercera inscursión volveremos al barrio de Bastille para descubrir finalmente los paraderos de los fanzines de verdad, esos que haces tú mismx: tú los dibujas, tú los fotocopias, tú los grapas y tú te los comes (o se los das de comer a los demás).

Bimbo tower - 5, Passage Saint-Antoine

Oculto tras una puerta de apariencia normal (las pegatinas en el ventanal sirven como pista) se encuentra el bastión underground Bimbo Tower, una apuesta segura para conseguir esos cds ruidistas de tres pulgadas que en Berlín se venden como rosquillas.

Cuestiones musicales aparte, en sus cubetas encontramos un amplio surtido de publicaciones, divididas en secciones editoriales. En el apartado de fanzines podemos comprobar que la mayoría se hayan infectados por un espíritu artístico y amateur, como es el caso de los productos Otocar, Estrategie Alimentaire, Télérama, etc. Éstos consisten en recopilaciones de ilustraciones e imágenes encontradas, a veces extraídas directamente de cuadernos de bocetos, y generalmente con poca o ninguna estructura narrativa. Desgraciadamente, muchas veces encuentro que la relación calidad-precio no está muy justificada, ya que los dibujos son muy planos, parecen hechos a la carrera y resultan hasta miméticos. En otras ocasiones, la persona que los creó reflejó un trocito de su mundo interior en ellos, y el fanzine funciona como un pequeño proyecto personal.

Pero ¿Por qué son tan caros los fanzines en Paris?

No es que los fanzines sean caros, es que todo es caro. En una ciudad donde una mísera barra de pegamento escolar cuesta 5€, cuando hace un par de años costaba 2, los fanzines no se iban a escapar de esta lógica (aparte de que, aunque no uses pegamento, los costes de las fotocopias son más caros que en España).

Por otro lado, los tenderos marcan los fanzines con un precio superior al original, obteniendo una comisión que suele ser del 30% pero que puede llegar al 50%, lo cual se nota en los fanzines más baratos. Para conseguirlos a buen precio habría que ponerse en contacto con los fanzinerosos mismos, o al menos para que ellos recibieran la totalidad de los beneficios.

Monte-en-l'air - 6, Rue des Panoyaux

El local de una antigua librería y perfumería contiene actualmente la tienda Monte-en-l'air, el lugar donde explorar las últimas publicaciones literarias y gráficas del mundo independiente.

Rebuscando en el interior es donde aparecen los fanzines de cómics, franceses y de parte del extranjero. Librillos fotocopiados, individuales o colectivos, hechos en momentos de aburrimiento o de crisis personal, reflejo de las paranoias, las filias y las fobias de los dibujantes. Ahora sí que podemos leer pequeñas historias ilustradas, que pueden ser autoconclusivas o en capítulos, e incluso diarios personales por entregas. Próximamente, las reseñas de los fanzines.

6 COMENTARIOS:

Gattaca dijo...

Al final los encontraste. Por las fotos, son tiendas donde pasar un buen par de horas echando un buen vistazo. Tienen una pinta estupenda los locales.
Estás pasándolo bien, ¿verdad?
Un abrazo.

teknad dijo...

A decir verdad, para seleccionar los fanzines que voy a enviar a la Miao me pasé un par de buenas horas en cada una de ellas, y aún así me costó muuuuucho decidirme. Las tiendas están bien, había una mega-tienda-galería de fanzines llamada En Margue pero que cuando fui a buscarla ya había cerrado (creo que siguen como tienda online). Los números de muchos de los fanzines no son los más actuales, pero como vienen de todas partes de Francia no es de extrañar demasiado. Sí que me lo estoy pasando bien, y además aprovecho para hacer mi propia distribución :D Saludos!

Miaoriscal dijo...

Lo flipo con el nuevo gato y con cómo se lo curra. ¡Excelente artículo!... parece que últimamente todos los caminos llevan a París... habrá que ver si llegado el momento podemos dejarnos llevar.

milady dijo...

Si te pagáramos por esto tendrías el curro perfecto :D. Yo también me podría pasar horas y horas "arrebuscando" entre libros y discos y fanzines y revistas....qué delicia!! A ver cuando cogemos un furgón y nos vamos tós pa París!!!!

teknad dijo...

Sí, sería un trabajo perfecto. De momento tengo el placer de leer un montón de fanzines por la patilla :D

Podrían pasarse por aquí si quisieran... en mi apartamento no creo que cupieran (ya somos 3 y esto no es muy grande), pero si se pasaran por aquí les contraría todos los trucos y lugares interesantes (ya tengo unos cuantos)

gatao dijo...

¿QUI LO SA? puede que el dia menos pensado aparezcamos por alli, no digo que todos, pero si alguno de nosotros.
un abrazo.