Conversaciones sobre el fanzine francés, sexta parte

viernes, 19 de septiembre de 2008

Volvemos a las andadas en el festival de cómic Delcourt Harajuku. En dicho evento se montó la galería de fanzines Zinland, cuyos puestos estaban colocados en el Parque de Bercy (París), permitiendo a los fanzineros tomar aire fresco y luz solar, y a los inadvertidos domingueros ser expuestos a las famosas técnicas de venta que caracterizan a este sector editorial.

El festival fue por tanto una buena oportunidad para dar un paseo y entrevistar a Gérald Galliano, presidente del colectivo organizador Meluzine. Esta asociación que se ocupa de la promoción de fanzines en general, pero sobre todo de las categorías de manga, fantasía y ciencia ficción, y creados por jóvenes autores. Gérald fue uno de sus fundadores en 2001 al unirse a otros amigos, algunos de los cuales ya editaban fanzines, en esta particular empresa.

Una de las tendencias que él observa en este mundillo son la proliferación de webzines o fanzines en internet, los cuales son menos caros de producir, llegan a un número más amplio de lectores y permiten hacer blogs colectivos de dibujantes. Otro fenómeno notable es el aumento del número de fanzines manga en comparación a los de los otros géneros, en parte como respuesta a la disponibilidad de éste tipo de cómic en el mercado, lo cual influencia a los jóvenes dibujantes.

Por otro lado, los problemas a los que se enfrentan los fanzines son los costes de producción y distribución, pero también una desventaja respecto a internet en lo que respecta al acceso a la información. Actualmente, las búsquedas en la red permiten rastrear datos antes poco accesibles gratuitamente y de forma casi instantánea, con lo cual ya no hace falta ir a rebuscarlos en una pequeña publicación. Esta competencia actúa en detrimento de los fanzines de artículos, que se venden menos, pero también afecta a los de cómic. Para los dibujantes es más difícil alcanzar un público determinado y deben esforzarse para ser diferentes en medio de la abundancia.

Por todo ello, es difícil encontrar la solución al estado actual de los fanzines, pero una de ellas podría ser reducir el número de publicaciones y concentrarse en su calidad de manera que puedan ser más seductoras para su público potencial. Hace 20 años publicar un fanzine era más duro, imprimirlo era difícil, pero hoy en día se pueden conseguir programas de diseño por internet, y los jóvenes suelen pedirle a alguien que lo imprima en el trabajo. Meluzine agrupa ya a más de 200 fanzines en su foro y en sus archivos.

2 COMENTARIOS:

el gato con bota dijo...

gracias tek por este nuevo reportaje sobre este encuentro de fanzines en la francia. da gusto ver el verdor que hay por ahí y ese césped parece ideal para pasar una tarde ojeando fanzines después de una mañana de cañas entre amigos. nosotros los de la MIAO, vivimos algo parecido (eso sí más caluroso) en granada, allí estuvimos en el "tercer encuentro interplanetario de fanzines". si lo buscas por google encontrarás varias noticias y blogs con información sobre este peculiar encuentro...aunque nosotros más que hablar de problemáticas y tendencias intentábamos disimular la resaca y ojeras de la noche anterior con unos buenos litros de cerveza alhambra...

teknad dijo...

Siento responder tan tarde, pero me gustaría haber estado allí (si no estuviera comenzando las clases, jeje) y a juzgar por las fotos de Cretinolandia y por las que veo que ahora han puesto se lo han pasado bastante bien. Yo acabo de llegar de Lille, ya contaré poco a poco todo aquello que allí aconteció ... saludos gatunos y que el fanzine nunca muera :D