LA MANO

lunes, 7 de enero de 2008



En un atardecer en su terraza, mirando el frondoso nogal y su pequeño huerto, con el alma ancha y los ojos sinceros hablaba con un amigo, de la Monstrua y de la incipiente MIAO, y de la forma mas humana de relacionarse las personas, la mas lógica, la mas natural. Conveniamos en que ayudarnos entre todos, facilitarnos las cosas( el, lo hace conmigo y con otros amigos, al igual que yo.) era la manera de tener una vida mas feliz y generar una sociedad,relajada y armónica y llevar a cabo proyectos.


- PERO ESO NO SE DA NI EN LAS FAMILIAS... me dijo... -¿TU VES ESTA MANO?...abriendo la palma, marcada por las huellas de ganarse la vida con ellas...-PUES LA FAMILIA ES COMO ESTA MANO; CADA DEDO ES DIFERENTE Y CADA UNO TIRA PARA UN SITIO. Y ESO QUE ESTÁN UNIDOS, QUE CORRE LA MISMA SANGRE... me decía con dolor en los ojos del corazón.


Callamos apenas un instante ;


-Amigo mio, se, como la mayoría de las personas, que el dolor del corazón de la familia es de los mas hondos y no se tiene pertenencia de familia por cuestión de sangre sino de afectos y de obras. La familia existe para ayudarse, para procurar entre todos,que la vida sea mas fácil para todos. Ese es el origen de la familia, de las tribus y de las sociedades. Y esa mano que tu me enseñas, lo dice: Todos estamos unidos, todos somos diferentes, todos juntos tenemos un funcionamiento perfecto y definido y podemos realizar muchas funciones. Si falta un dedo, la mano es útil, pero no tanto; si faltan dos se limita mucho su eficacia, y si faltan mas todo se hace muy difícil. Cada dedo ayuda al otro a cumplir una función conjunta, que no es la de ningún dedo; es la función de la mano que también incluye la palma que la cohesiona y de la que todos los dedos son y forman parte.

-Así debería ser nuestra manera de vivir: sintiéndonos esa mano y siendo dedos presentes en esa mano. Y fíjate, curiosamente, palma tiene cinco letras, como dedos tiene la mano.



Seguíamos mirándonos, reforzando nuevamente nuestra amistad y nuestro compromiso de ayuda, terminamos las cervezas y nos despedimos hasta la próxima.

Mientas me alejaba en el coche, haciendo repaso de lo que habíamos hablado y compartido, apareció de repente el juego de la numerologia, con el cual yo me divierto mucho, y me hizo reflexionar con gozo: LA MIAO...LA MANO... que curioso... el mismo numero de letras.





3 COMENTARIOS:

Madame X dijo...

Hermosa simetría. Aunque te diré que se mitifican demasiado los lazos de sangre. A menudo las familias son fuente de desdicha, más que de cooperación.

Son los amigos los que se eligen libremente.

... X

gatao dijo...

Yo digo lo mismo, leelo despacio...por obras y por afectos...
Saludos

Tomás Nader dijo...

Que tal

Excelente Blog

Me parece muy bien que tengan una Agenda on-line


Muchos saludos ;)
Tom de

http://www.revistacalle.cl